29/01/2020 | Internacional

MI VIDA OCULTA COMO LESBIANA EN EL EJÉRCITO

"Es horrible. Es un sentimiento horrible, horrible”

Mandy McBain es una teniente lesbiana del ejército del Reino Unido y ex teniente de la Marina que ahora trabaja para Stonewall. Se encontró bajo el foco de atención de la SIB (División de Investigación Especial) en 1999, justo antes de que se levantara la prohibición de personas LGTB en el ejército. Ella mintió como tan bien que su interpretación le habría valido un Oscar con tal de limpiar su nombre (de la sospecha de "lesbiandad"), y finalmente fue considerada lo suficientemente hetero como para continuar sirviendo a su país, pero el miedo a ser descubierta nunca desapareció.

Era un momento en que ser expulsada podía significar la pérdida de su trabajo, su hogar, sus medallas y el respeto de sus colegas que se habían convertido en una familia para ella.

El lenguaje homófobo era habitual e indiscutible, y muchos miembros del servicio LGTB vivían con miedo de que algún día se les expulsara. Un solo comentario sospechoso podría alertar a la SIB, una unidad militar encargada de descubrir personas LGB ocultas.

El SIB tenía la autoridad de asaltar su casa, revisar sus pertenencias, abrir cartas selladas, todo en busca de 'evidencia' de homosexualidad. Evitar el SIB simplemente se convirtió en parte de su vida cotidiana, declaró con tristeza Sherry McBain, la esposa de Mandy, enfermera de cuidados críticos en la Royal Air Force.


“No podía ser realmente quien era, sentía que no podía ser sincera. Tenía que vivir esa doble vida. Tenía mi vida laboral y mi hogar, y tenía que mantener a los dos completamente separados. Tenía mucho miedo de perder mi trabajo. Sin saber completamente en ese momento el proceso que sucedería, todo lo que sabía era que sería el final de mi carrera ".

Era muy consciente de las personas que habían desaparecido repentinamente del trabajo un día "bajo una nube de susurros", dejando atrás rumores de homosexualidad y una investigación. Estaba claro que salir del armario no era una opción, e hizo todo lo posible para ocultar su sexualidad.


En el año 2000 las fuerzas armadas al fin dieron un paso adelante. La prohibición de las personas LGB en el ejército finalmente se levantó gracias a un fallo del Tribunal Europeo de Derechos Humanos, y se introdujo una nueva era de compromiso con la igualdad y la inclusión. El gobierno se disculpó formalmente por la prohibición del colectivo LGTB por primera vez recientementee admitiendo que "era inaceptable entonces y ahora".

Hoy, las fuerzas armadas británicas tienen una comunidad LGBT próspera y, el año pasado, el Ejército, la Armada, la Fuerza Aérea y los Marines británicos se ubicaron entre los principales empleadores de Stonewall para personas LGBT.

El siguiente paso, y podría decirse que es más desafiante para una fuerza laboral con un género tan fuerte como el militar, será la aceptación de identidades no binarias. Aunque ahora se están haciendo avances en el tema de baños, uniformes y políticas neutrales al género, gran parte de las fuerzas armadas todavía está dividida en líneas masculinas y femeninas, y queda por ver cómo se adaptará a esto en el futuro.


"Tenemos mucho que celebrar hoy en términos de cuán lejos ha llegado [las fuerzas armadas], pero realmente necesitamos recordar a esas personas durante la prohibición y esos momentos tuvieron un impacto tan masivo", dijo Sherry.

"Las cosas cambian", agregó Mandy. “ No creo que vuelva a ser como antes. Pero creo que es muy importante que recordemos cómo fue ".

Fuente: https://www.mirales.es/mi-vida-oculta-como-lesbiana-en-el-ejercito